TORTUGA y Corre con nosotras

CORRE CON NOSOTRAS es un club de atletismo formado en sus inicios por mujeres veteranas. A dia de hoy ya contamos con nuestras primeras compañeras senior. La filosofía de nuestro club es la de disfrutar, correr sin miedos ni complejos. Que la creación del club sirva para fomentar este deporte entre las mujeres, así como aumentar su participación en las carreras populares. Desde el momento en que nos ponemos el dorsal ya hemos ganado, no importa el tiempo ni el puesto. Nos gusta correr.

Muchas veces lo que cuesta no es correr, es buscar ese momento para nosotras... y muchas veces lo tenemos delante nuestro y no lo vemos... hasta que estás enganchada a correr y ya no te sientes mal por disfrutar de tu tiempo, ya que hace que te sientas mejor contigo misma y mejor madre cuando llegas sudando a casa, porque sonríes a tu pareja de otra manera al entrar por la puerta...porque te sientes importante... te has encontrado a ti misma durante el ejercicio...

Me encantan las carreras populares, ir con mis hijos, quienes también participan ya, animar a mi marido y amigos, tanto me gustó el ambiente que decidí participar yo también en ellas. Yo siempre gano cuando corro. Gano un montón de cosas...



logo

logo

viernes, 16 de julio de 2010

CRÓNICA DE UNA INFILTRACIÓN ANUNCIADA.

Hablando de miedos que decía el otro día Almudena, la gente que me conoce bien sabe que las agujas y yo no nos llevamos nada bien. Me dan un miedo horrible. Más que el hombre del saco. El caso es que cuando sé que me tienen que clavar una aguja ya unos días antes empiezo a generar unos nervios que no me ayudan ná de ná... pero entre acabar como Patapalo, todo el día comiendo pulpo crudo y bebiendo agua de mar y un pinchazo... que quereis que os diga...

Bueno..., llegó el temido día... me animo continuamente, "No es nada", "Pasará enseguida", pero aún resuenan en mi cabeza las palabras de la persona encargada de "entrar a clavar" días antes: "Duele, duele, duele...." que me perseguían cual fantasmas por mi cabeza...

En un arranque de valentía corto por lo sano y acepto la situación, a pincharse se ha dicho, en noviembre hará un año que paré y además el dolor afecta a la rutina diaria también. Valor y al toro.

Camino del sacrificio me acuerdo de mi amiga Marta, tengo que mandarla un correo ya habrá vuelto también de sus vacaciones..., y cual es mi sorpresa cuando nada más entrar me encuentro a Marta..., que salía de hacerse una prueba de esfuerzo. Qué bién!!!! Marta decide quedarse conmigo.

Enseguida aparece por allí la mano ejecutora y me dice que pase. Antes de entrar dejo instrucciones claras: Alfonso y sus guapos ojos tiene orden de entrar a darme un beso a lo Casillas en caso de pérdida de conocimiento y Ana no debe dejar pasar a nadie, a Alfonso sí claro, si fuese necesario, y si alguien se acercaba por allí atraido por los gritos preguntando que pasaba, debía decir: "no preocuparse, se trata de un simulacro."

Las órdenes son claras.No dan lugart a equívocos. Descalzarse y tumbarse en la camilla, qué tensión madre!!!! Ya tumbada en la camilla suena el móvil de Marta. Es Celso, un amigo común. Me pasan el teléfono. Sus palabras de ánimo caen sin embargo en saco roto, Celso, que me muero de miedo...!!! Los nervios y la tensión son tales que tengo todo el cuerpo rígido, mi pierna izquierda está en manos del verdugo y la derecha parece que pesa 100 kilos y no puedo ni moverla.

Marta, la buena de Marta, me coge de la mano y me da conversación. Siento un pinchazo, bueno ha dolido un poquito pero no ha sido para tanto. Pienso que ya ha terminado la cosa cuando la voz que guía a la mano ejecutora me dice que por qué no canto una canción, cuando de repente sin previo aviso vuelve a clavarme la aguja, aaaaaaaaaaaaaaayyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy !!! chillo, duele y dura más que el otro pinchazo.

Ya está, me dicen. No puedo ni moverme de la tensión acumulada, pero lo que sí puedo hacer es reirme. Me da la risa floja y no paro de reirme. Esta foto bien podría haberse tomado el día que ESPAÑA se proclamó CAMPEONA DEL MUNDO a las tres de la mañana, pero os aseguro que es del martes 13 recién infiltrada.

Hay que celebrarlo. Prueba superada.

Y nos ponemos allí mismo a comer bombones...

Gracias Marta, Ana, Alfonso y Esther por todo.

miércoles, 14 de julio de 2010

CAROLINA MOLINARI Y SUS 81 AÑOS


Carolina Molinari, un ejemplo de esfuerzo y dedicación. Ella es una atleta veterana que vive en Lomas de Zamora y con sus 81 años compite en carreras nacionales e internacionales, con un tiempo récord de 19 segundos en 100 metros. Comenzó a sus 40 años luego de que le diagnosticaran reuma y problemas de desviación en la columna, y hoy sigue dando pelea a la hora de correr. “Todo comenzó porque no soportaba el dolor y hoy en día es mi pasión”, afirmó.

Cuando tenía 40 años le diagnosticaron reuma y esta enfermedad de le sumó a los problemas de desviación en la columna que tenía. Este fue el detonante. A partir de ese momento, Carolina Molinari decidió que no iba a seguir ningún tratamiento, sino que se dedicaría a correr para ver si los dolores se calmaban.

“Un día me levanté y le dije a mi madre, me voy a correr al parque a ver si se me pasa el dolor”, así comenzó todo, con pequeñas corridas por las plazas del barrio de Lomas de Zamora. A partir de ese momento, Molinari se dedicó a hacer ejercicio y encontró allí la respuesta a su mal. Primero, los dolores se apaciguaron, luego comenzó a sentirse bien y finalmente, el ejercicio se convirtió en un hábito.

Poco tiempo después se dio cuenta de que “esta pasión” podía ir a un plano mayor y ahí se inscribió en el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (Cenard) y empezó a competir. “Siempre lo hacía en el tiempo libre”, explicó a Info Región. “En el Cenard empecé a competir ahí corrí la primera vez”, comentó con orgullo Molinari.

Su primera carrera fue a los 41 años, en la categoría “Número 40”, que abarca atletas veteranos desde los 40 a los 45 años. Ese fue un punto de partida en su carrera que no se detuvo. Aún hoy Carolina sigue corriendo. Claro, lo hace de forma más esporádica en comparación a sus comienzos, pero con las mismas ganas y dedicación que siempre.

Ella demuestra día a día que la clave de una buena salud es el deporte. Molinari explicó a este medio que “mucha gente grande compite, esto es algo que no se conoce pero que existe”. Y apuntó: “Correr me ayuda a olvidarme de todo, siempre le digo a todas mis amigas que no se queden, que salgan que caminen, corran, que no estén en sus casas viendo televisión”.

Molinari mantuvo una distendida y amena charla con este medio y cuando relataba algunas cuestiones sobre sus carreras, no tardó en mostrar un cuadro colgado en medio del living de su casa, el mismo lleva su nombre y pertenece al programa de televisión “Sorpresa y media”, donde está plasmado el sueño que le fue cumplido, “competir en Europa representando a la Argentina”. Esto fue en el año 1999 y comentó: “Pude hacerlo de la mano de Julián Weich, el me llevó y se portó muy bien conmigo”. Compitió en Inglaterra con atletas veteranos del mundo entero y salió primera representando a los colores de nuestra bandera.

En toda su carrera ganó más de 25 trofeos y tiene más de 50 medallas. Sin embargo, su humildad es admirable. En diálogo con este medio expresó: “A mí no me importan los trofeos ni las medallas, me gusta competir porque cuando lo hago disfruto, es una pasión que tengo”. Y explicó que el primer trofeo que ganó es “el más importante”. Se trata de una pequeña estatuilla que ganó a nivel local en su categoría y que hoy en día lo recuerda y conserva como “el más significativo”. Es que fue el primer premio que obtuvo y se lo dedicó a su padre, personaje que la marcó fuertemente. “Al ver ese trofeo recuerdo a mi padre y el orgullo que tenía cuando se lo dí”, dijo con cierta emoción.

Molinari compitió internacionalmente más de una docena de veces y en todas siempre salió entre los primeros tres puestos, nadie la puede bajar de allí. No conoce la derrota en su carrera. Entre los países en los que compitió se encuentran Inglaterra, Brasil, Bolivia y Uruguay, entre otros. Su última carrera fue en Montevideo hace tan sólo tres meses y sigue por más.

Carolina es una mujer con gran aptitud física y resalta una y otra vez que desea tener su “mente lucida hasta los últimos momentos” de su vida. Hoy tiene buenos recuerdos de lo que pasó, trofeos y medallas de victorias ganadas, pero su mente siempre está más allá… Dice que “le hace bien” y que va a “seguir siempre adelante hasta que el de arriba lo permita”.
Fuente: InfoRegión. Diario del área metropolitana de Buenos Aires.

lunes, 12 de julio de 2010

ADIOS MIEDO. Por ALMUDENA (Luanco Candás)

Perdí el miedo... Eso es. El miedo a no llegar, a no poder seguir porque los pulmones no tienen aire o las piernas dicen que no corren más.

En Luanco-Candás perdí el miedo. Supongo que con él se va también el miedo a muchas más cosas, el miedo a la derrota, a la vergüenza, a que los años no pasan en balde y piensas que ya no puedes seguir, a ... Cada uno tendría que poner los suyos, sus miedos.

Esta era mi tercera carrera, pero no era una cualquiera. La primera fue tan solo de 3km y casi no puedo acabarla. La segunda cuatro y medio. Mejor. Mucho mejor. Lo tomé con más filosofía y de forma más sensata. Más despacio. No importa el puesto.

En ésta, para mí todo un reto, subidas y bajadas y más kilómetros, que no estoy acostumbrada todavía y muchísima gente. Dos noches antes no pude dormir. Estaba nerviosa, inquieta y no sabía por qué.

Ahora sí lo entiendo. Me vencía ese miedo del que hablo al principio. La noche anterior dormí tres horas, el reto es conmigo y volví a temblar.

El día de la carrera, igual. A llegar tarde, a que me dieran esas ganas de vomitar de la primera, a que mi hija pensara que su madre no era capaz..., a tantas cosas...

Al llegar a Candás nos dijeron que los dorsales eran en Luanco. Camino de allí, vi a dos chicas, chandal de correconnosotras, bien! No estaba sola. No recuerdo los nombres porque soy un desastre. En el coche empezamos a hablar y como cada una de ellas siempre da ánimos, me fueron quitando esos nervios de principiante.

Luego todos o casi todos eran caras conocidas. Charlé con varias personas como si me conocieran de toda la vida, acepté de muy buen grado todos los consejos que me daban, y salimos corriendo, ay dios!

En lo único que pensaba era que faltaba mucho para llegar, se me olvidó poner el garmin para ver lo que faltaba, encima eso, sin saber cuanto quedaba. Poco a poco fui cogiendo ritmo, muy lento pero cómodo, toda la carrera me fue adelantando gente, pero seguía corriendo, una vez estuve a punto de seguir caminando, mucha gente lo hacía, ganó el amor propio. Casi al final, en la última cuesta, tuve que caminar cien metros, no podía mas, al llegar arriba volví a correr, esta vez hasta la meta.

No se cuanto tardé, ni me importa tampoco. Vencí mis temores. Ahora sé que soy capaz de muchas cosas y si en alguna otra tengo que parar tampoco me importará.

Sencillamente pensaré que fue un mal día, que ese, en concreto, no era un día adecuado, y ya llegará la siguiente carrera...

¿Sabéis qué es lo más importante de todo esto? Que ahora, además de correr y llegar, pretendo mejorar, superar cada minuto de las carreras igual que intento mejorar mi vida, porque en el fondo, si nosotros nos sentimos bien, lo trasmitimos a los demás y eso puede ser el comienzo de una sociedad un poco mejor.

Gracias chicas !!!

Por cierto, temblad, porque pienso dejar el tabaco y salir a correr más de dos veces por semana, a ver si me cogéis el año que viene ...

ALMUDENA.
48 años

viernes, 9 de julio de 2010

LA TORTUGA PIRATA

Por fin encuentro un ratito de paz y tranquilidad para sentarme delante del ordenador. Al día siguiente de la carrera de Luanco-Candás (ya os contaré el próximo día) nos fuimos de vacaciones. Decidimos marchar como quien dice de la noche a la mañana.

La decisión fue rápida. Objetivo de estas vacaciones, estaba claro, después de la primavera tan horrible que nos había tocado: SOL. Pensando en el "verano tipico del norte" que nos podía tocar: PLAYA.

Junio es el mes que más nos gusta para ir de vacaciones y hacer turismo, pero estos días, salvo el de rigor, serían vacaciones TIPO "A": "A no hacer nada". Metidos todos los ingredientes de lo que buscábamos en una botella, y después de agitarla bien, un par de teclas en internet y a Benifairó de Les Valls (Valencia) que nos fuimos.

Alojarte en El pati de la iaia (más información en Top Rural) es como irte de vacaciones al pueblo a casa de la abuela.

Pasamos allí unos días estupendos y nos trataron muy bien. Los grandes disfrutamos holgazaneando y los peques sin encontrar un rato en el que parar. Por supuesto no faltó la visita al Museo de las Ciencias, al Oceanográfic y al Hemisféric.

Donde disfrutamos todos como enanos.

Espero que la solución a mi talón no sea acabar como Pata Palo... jo jo jo... Patapalo, lo lo lo lo, es un pirata malo, lo lo lo lo, que come pulpo crudo y bebe agua de mar...
Betren te aseguro que no me daba ninguna envidia cuando a última hora de la tarde veía salir al mister a correr con 30º. Que me den los charcos...

Un besote para Eduardo, Patrick y Salva.

domingo, 4 de julio de 2010

YA ESTOY AQUÍ

Después de dos semanitas fuera, ya estoy aquí de nuevo. En cuanto me organice, me ponga al día, me centre y las fieras me dejen os cuento cositas.