TORTUGA y Corre con nosotras

CORRE CON NOSOTRAS es un club de atletismo formado en sus inicios por mujeres veteranas. A dia de hoy ya contamos con nuestras primeras compañeras senior. La filosofía de nuestro club es la de disfrutar, correr sin miedos ni complejos. Que la creación del club sirva para fomentar este deporte entre las mujeres, así como aumentar su participación en las carreras populares. Desde el momento en que nos ponemos el dorsal ya hemos ganado, no importa el tiempo ni el puesto. Nos gusta correr.

Muchas veces lo que cuesta no es correr, es buscar ese momento para nosotras... y muchas veces lo tenemos delante nuestro y no lo vemos... hasta que estás enganchada a correr y ya no te sientes mal por disfrutar de tu tiempo, ya que hace que te sientas mejor contigo misma y mejor madre cuando llegas sudando a casa, porque sonríes a tu pareja de otra manera al entrar por la puerta...porque te sientes importante... te has encontrado a ti misma durante el ejercicio...

Me encantan las carreras populares, ir con mis hijos, quienes también participan ya, animar a mi marido y amigos, tanto me gustó el ambiente que decidí participar yo también en ellas. Yo siempre gano cuando corro. Gano un montón de cosas...



logo

logo

viernes, 17 de junio de 2011

LA IMPORTANCIA DE UN BUEN SUJETADOR DEPORTIVO A LA HORA DE CORRER. SHOCK ABSORBER

Las mujeres debemos darle mucha importancia al tema del sujetador a la hora de correr. Al igual que cuidamos nuestros pies corriendo con el calzado adecuado, debemos cuidar igualmente nuestro pecho:


Uno de los inconvenientes que suelen tener algunas mujeres al realizar actividad física es el del movimiento de sus pechos que, aparte de ser molesto e incluso doloroso, acelera la rotura de las fibras que los sujetan. Este problema se puede solucionar en gran parte con un buen sujetador deportivo, diseñado y construido específicamente para soportar las características de la práctica deportiva.

Un buen sujetador deportivo debe de ser capaz de reducir gran parte del movimiento que genera el pecho a la hora de realizar una práctica deportiva, proporcionar comodidad, no hacer rozaduras y tener la capacidad de transpirar.

En la web de Shock Absorber puedes ver según el deporte que practiques varias simulaciones del movimiento del pecho sin sujetador, con uno normal y con un sujetador deportivo de esta marca. Los resultados son muy visuales y hacen una idea de lo que puede mejorar el rendimiento o la comodidad con este tipo de prendas.

http://www.shockabsorber.co.uk/bounceometer/shock.html

ShockAbsorber, marca especializada en el diseño de sujetadores “específicamente deportivos”, lanza un nuevo diseño exclusivo para running. Modelo creado especialmente para correr. Desarrollado para proporcionar una sujeción total sin roces mientras corres para que puedas concentrarte en mejorar tu marca y tu pecho tenga la protección necesaria para este tipo de impacto.

Estudios científicos certifican que el movimiento y trayectoria del pecho es diferente dependiendo del tipo de actividad deportiva que se realice.



En este nuevo sujetador los detalle están pensados al máximo para asegurar la salud del pecho:

1. Diseño “Infinity- 8”que proporciona un soporte vertical y lateral científicamente probado.
2. Reduce el rebote vertical hasta en un 79%.
3. Sujetador extra suave, de interior sin costuras para evitar roces.
4. Tirantes de avanzada tecnología que no se deslizan. Anchos y rellenos.
5. Doble forro bajo la axila para evitar fricciones.
6. Etiqueta grabada con calor para que no moleste.
7. Cinta reflectante a lo largo de las copas para una mayor visibilidad al correr al aire libre.
8. Apertura total de la espalda para poner y quitar fácilmente.
9. Suave, cierre de corchetes relleno que no se clava.
10. Tejido deportivo transpirable de alta tecnología que evita la humedad del sudor
11. Ideal para: Running, Maratón y Marcha.


Os recomiendo visitar el enlace de arriba donde pinchando el deporte que realizas y la copa que usas puedes ver tanto de frente como de perfil el efecto producido sin, con y con shock absorber. En correconnosotras las que los tenemos estamos muy contentas. Personalmente me encantan. Del nuevo modelo, ya tengo dos.


Eso sí, chicas, al igual que los playerines de correr, los sujetadores de vez en cuando hay que retirarlos y comprar uno nuevo.


Mas información aquí.

miércoles, 15 de junio de 2011

MI MEDIA MARATÓN DE LA RECONQUISTA. Por ALMUDENA

Hace tiempo leí que el pasado es nostalgia, el futuro incierto y que el hoy es un regalo, por eso le llamamos presente. Y eso mismo es lo que siento respecto a la media de la Reconquista, nostalgia, porque ya terminó. Disfruté cada momento del presente en cada paso, en cada metro recorrido y no sé si el futuro me permitirá realizar otra, puesto que es incierto. Espero que sí.

Las sensaciones son difíciles de explicar para quien no maneja la pluma como Cervantes, pero intentaré que comprendáis lo que significa para mi.

Hace un año, todas lo sabéis ya, puesto que lo he repetido hasta la saciedad, era incapaz de recorrer 500 metros sin ahogarme. Sólo me gustaba el ambiente, el ver como cada uno de los corredor@s intentaba llegar a meta y comprobaba en su pulsómetro esos segundos ganados al asfalto.

Cuando comencé a correr ni por asomo me propuse hacer una media maratón, eso quedaba muy lejos de mis ambiciones y de mi edad. Pero el futuro es incierto, nunca sabemos que nos depara.

Quería correr la media en Gijón pero el trabajo, las obligaciones, la muela, el cansancio y el poco sentido común que me queda, me dijeron que esa no era buena idea, que no estaba preparada, y que sólo conseguiría fracasar. Por una vez le hice caso a la cabeza y esperé a la siguiente: Covadonga.

Había detrás de mi mucha gente empeñada en que lo lograra, dándome ánimos, ayudando en los pocos entrenos que hice. Una amiga un día me dice: salimos a rodar juntas y si aguantas 18km. puedes hacerla. Y salimos, y rodamos charlando esos geniales 18km. En ese día me empapé de todos y cada uno de los consejos que me dio, que entraron en mi disco duro como si estuviera recién formateado.

Luego con otra estupenda amiga, que también se estrenó en la media, salíamos los miércoles a rodar, sin prisa, disfrutándolo, pero siempre con la mente puesta en esos 21,097 km.

Aunque todavía con la duda de si seríamos capaces, un día me suelta: ESTOY APUNTADA.
Ay dios! Que hago??? Esperar la próxima o... el futuro incierto... A por ella!

Llega el famoso día. A pesar de los nervios estoy relativamente tranquila. Pienso en aquel entreno de 18km y que esto sólo es uno más. Conozco el recorrido como la palma de la mano, mi familia es de la zona y Covadonga es un lugar anclado a la nostalgia de mi pasado.

Varios runners me comentan que podía haber elegido otra, que ésta no era la adecuada pero... ya estaba allí.

Pistoletazo y a correr. Ya no hay marcha atrás. Qué malas sensaciones...! Los tres primeros kilómetros un infierno, el calor, las piernas, el corazón, la respiración... nada respondía.

Entre el 4 y el 5 estuve a punto de parar y dar la vuelta. Entonces recordé una frase (la cabeza te dirá que pares, no hagas caso, es solo que quiere tener razón, pero no la escuches y sigue). Poco a poco me fueron pasando todos los corredores hasta quedarme sola con el brrrrmmm, brrrmmmm, de la ambulancia que casi se les cala por mi paso.

Entonces el ritmo se acomodó y se fue haciendo menos duro. JA! Ilusiones. No podía con las últimas cuestas, y comienzo a caminar. La ambulancia quiere que suba, yo que no, la Guardia civil amablemente me dice que cuando quiera me bajan , que mal me sentó!, tanto que le contesté, NO, si yo llego arriba y recupero.

Cada uno de los corredores iba bajando ya, todos y cada uno me daban ánimo, yo caminaba, no podía correr, no quedó ninguno que no tuviera una palabra de ánimo, incluso uno de ellos bajó su ritmo y se acercó a darme un sorbo de agua. Impresionante. Gracias chicos. Esto es lo bueno de esta “familia.”

Casi al final me salvó la falta de agua un “angelito” que iba en moto y me dio de beber.

Y llego a la cueva. Empiezo a bajar, despacio, como me previnieron. No había que forzar. Era mas importante llegar y quedaba lo peor. Poco a poco me voy sintiendo cómoda, muy cómoda, aproximadamente en el km 14 totalmente recuperada. Empiezo a tirar un poco mas y a lo lejos empiezo a ver a otros corredores, 200m, 100m, los alcanzo. Me quiero quedar con ellos pero me da miedo que si cambio el ritmo me canse mas y sigo.

Y veo otros, y más allá otros más. Así poco a poco voy avanzando, disfrutando el presente, el regalo de ver que paso a paso, se avanza un metro y luego otro y un km y otro más...

A partir de ahí empiezo a ver de nuevo el paisaje que disfrutaba de niña desde el coche. Me fijo en los setos, en los árboles, en la gente que anima como nunca vi volcarse, al menos en Asturias. En el último km. acelero un poco más.

Y faltaba lo mejor. Carmen me esperaba unos metros antes de la meta, con la bandera, nuestra bandera de mujeres veteranas pero con ganas de vivir, de superarnos, aún no me lo puedo creer... 21097 CONSEGUIDO!!!

Ahora sé que el presente es un regalo irrepetible, porque esas sensaciones no volveré a vivirlas, al menos de esa forma. El futuro, incierto, no sabemos que nos deparará la vida, aunque espero que ésta sea sólo la 1º de muchas más, y el pasado..., la subida a Covadonga, ya tiene para mí la categoría de nostalgia.

Esta carrera es como la vida, tenemos que acordarnos con nostalgia de lo bueno, para vivir el presente en toda su plenitud, y esperar que ese futuro sea lo mejor que nos tenga que pasar.

A mí sólo se me ocurre dar las gracias a todas aquellas personas que creyeron que podía hacerlo y que con su actitud y su ánimo me dieron la fuerza para hacerlo.
Gracias chic@s
ALMUDENA. 49 años.

PD: No importa el tiempo, no importa el calor, no importa el cansancio, la sensación de haberlo conseguido lo supera.

martes, 7 de junio de 2011

FOTOS MEDIA MARATÓN RUTA DE LA RECONQUISTA 2011



Miguel y Elías

Corredores populares



Muchas veces nos preguntamos como verán los niños a los mayores.

Así ve la peque de la casa, de cinco años, a Fabián Roncero.



Menos mal que la foto con él nos la hizo Capitán.



Toledo en pleno




Belén y Almudena, corredoras populares



Para Belén, ya la tercera, para Almudena, su primera media .
Muchas más fotos AQUÍ.



Por cierto Elías, no sé en que estaría pensando Capitán para confundirte con una mujer... muy bueno el vídeo... ja ja ja...

lunes, 6 de junio de 2011

OBJETIVO: MEDIA MARATÓN DE LA RECONQUISTA. Por ANA

Elegir esta media para mi debut no fue fortuito. Recordaba mis innumerables visitas de adolescente. “Vamos a ver a La Santina” decíamos después de pasar el día haciendo senderismo por los lagos.

Recuerdo que siempre había mucha gente, de muy diversos lugares, unos subían las escaleras a la cueva de rodillas, otros llegaban caminando desde muy lejos, otros llevaban flores, yo simplemente me sentaba en la esquina del banco de atrás. Nada te puedo ofrecer pensaba, tal vez algún día…

Rondaba por mi cabeza la idea de la media pero me parecía, más que un reto, una osadía. Cuando me hablaron de hacer una media a Covadonga un clic venció miedos y temores y me lancé de cabeza.

Dos meses antes de la carrera, a la que cariñosamente apodé “La conquista de Covadonga”, ya no hablaba de otra cosa. Enrolé a todo mi equipo (“El Equipín”) en esta aventura. Finalmente nos apuntamos los cinco. Para tres de nosotros era la primera media.

Entrado el mes de mayo todo iba sobre ruedas, salía a entrenar y me encontraba de maravilla y tenia la ilusión de terminar la media. A menos de cuatro semanas para el evento, una sobrecarga del gemelo me hace parar, apenas me deja caminar.

Con dos sesiones de fisioterapia semanales, intercalando pequeñas sesiones de elíptica para no perder el tono, continuaba empeñada en hacer la media. Tres días antes de la carrera conseguí correr media hora por asfalto sin dolor, mientras corría pensaba que al menos debía intentar llegar a Covadonga, aunque fuera caminando.

Llego el día soñado, anhelado, temido… el trato con mis compañeros era que si les mandaba tirar es que iba fastidiada así que seguiría sola a llegar hasta donde pudiera, pues no era cuestión de que ellos no llegaran tampoco.

No suelo llevar nada encima en las carreras, esta vez la cosa cambió, cinturón con teléfono, para mantener informados a mis compañeros, el mp3 para si me quedaba sola, las pastillas de glucosa, las gafas de sol… y la gorra que nos dieron a última hora en la salida.

Sonó el pistoletazo de salida y arrancamos. Mis compañeros llevaban un ritmo suave y cómodo pero enseguida me di cuenta que no podría seguirles, antes del km 5 estaba ya fatigada y corría justo delante de la ambulancia. Mis piernas iban bien pero el calor me estaba pasando factura.


Iba pensando en darle el cinturón a los chicos de la ambulancia, para quitar lastre, entonces llegue al primer puesto de avituallamiento y el agua me empujó unos kilómetros más.


Aparecieron los primeros corredores de regreso y decidí que debía aguantar. Tenía que llegar arriba. Y llegué, caminando pero llegué, y al pie de la cueva guiñe un ojo a La Santina. Creo que fue en voz alta que le dije “Aquí estoy”. Los corredores que iban bajando me dieron agua. Encontré a mis compañeros que ya iban de regreso, les mandé seguir sin mí.

La bajada fue indescriptible, marcaba el km 12, los restantes parecían demasiados para hacer sola. Las piernas cargadas pero aguantaban la bajada. Puse el mp3 y al ritmo de la música mis piernas se soltaron y poquito a poco fuí pasando kilómetros. No sé en cual fui consciente que tal vez podría conseguirlo, tal vez pudiera llegar a la meta.

Pasado el km 17 la sobrecarga se hizo dolor, pero continué, no podía dejarlo ahora, estaba demasiado cerca. Baje un poco el ritmo, me daba la sensación que más que correr me arrastraba. Fui pasando algunos corredores que iban caminando. Los últimos minutos fueron los más duros que recuerdo, no veía el final.


Entonces apareció Cangas y enseguida el hinchable que marcaba la meta. Unos metros antes vi a Carmen que me dijo, muy bien Ana, terminaste, y entonces…

... entonces me di cuenta que había corrido una media, La Media Maratón Ruta de la Reconquista.

ANA.

SONETO PARA MENDI

Un mil me manda hacer el Mendi
que en mi vida me he visto en tanto aprieto;
seis pasos por meta dice que es un mil
más un cacho más saliendo desde aquí.

Yo pensé que no hallara valor,
y estoy ya pasando por 200
mas si me veo en el primer quinientos
no hay cosa en los miles que me espante.

Por el segundo quinientos voy entrando,
y parece que entré con pie derecho,
pues fin con este paso le voy dando.

Ya estoy en el final y aun sospecho
que voy los mil metros acabando;
anímame un poco más, y está hecho.

miércoles, 1 de junio de 2011

RESUMIENDO (y IV) 4 MESES TORTUGUEROS.

Pues después de la media de Gijón, madre como pasa el tiempo, al día siguiente, 1 de mayo, nos vamos a Nueva de Llanes. Acabadas las obras Paco ha recuperado su fecha de siempre para este Cross Nueva de Llanes.

En esta ocasión son 4 km. Un cirucito de dos vueltas con una cuestuca corta pero como para parar a tomar una cañita. Se trata de ir, disfrutar e intentar correr un poquitito más rápido. Además hemos convencido a Lady Nikon para que se olvide de la cámara por un rato y se ponga un dorsal otra vez. Prueba conseguida!!! Ya sólo por eso merece la pena.

Antes he tenido que oir eso de que si yo voy muy despacio, que no corro nada, que vais todas muy rápido... He oido eso tantas veces que ya no les hago ni caso. Al final todas corren más que yo.



Bueno, pues salimos disparadas y a pesar de que realmente corro más rápido que en en Sotiello enseguida quedo sola y cada vez más lejos de la última. Bueno, de la última no, que soy yo, me refiero a la última de las que van por delante de mí...

Conclusión: no es que yo corra despacio, es que las demás corren demasiado rápido.

La primera vez que hay que subir la cuestita no se me hace tan dura, están allí animándome y me emociono toda. Pero amigos..., la segunda vengo reventada y si no llega a ser por los ánimos de los allí gritantes...

Después de la cuesta hay un tramo recto, luego giras y unos metros p'abajo. En el tramo recto si no es por Rodolfo que me lleva sin darme cuenta, dándome ánimos y diciéndome que recupere no sé que hubiese pasado. No puedo ni hablar..., apoyo mi mano en su brazo y le agradezco la compañía y los ánimos esos metros.



Por detalles como éste merece la pena correr e ir a las carreras. El compañerismo que aquí existe, y los ánimos, no se paga con nada.

Estoy llegando a la curva y los supergritos de Tamara, que hoy ha cambiado el traje corto por la melena al viento, me devuelven a la realidad. Sus gritos en el tramo final son una inyección pura de subidón total, hasta me pongo a correr como una loca para poder llegar antes a la meta.

Mi pie ha repondido bien a "mi velocidad" así que empiezo a ver el futuro de otra manera.

FOTOS de Nueva de Llanes.