TORTUGA y Corre con nosotras

CORRE CON NOSOTRAS es un club de atletismo formado en sus inicios por mujeres veteranas. A dia de hoy ya contamos con nuestras primeras compañeras senior. La filosofía de nuestro club es la de disfrutar, correr sin miedos ni complejos. Que la creación del club sirva para fomentar este deporte entre las mujeres, así como aumentar su participación en las carreras populares. Desde el momento en que nos ponemos el dorsal ya hemos ganado, no importa el tiempo ni el puesto. Nos gusta correr.

Muchas veces lo que cuesta no es correr, es buscar ese momento para nosotras... y muchas veces lo tenemos delante nuestro y no lo vemos... hasta que estás enganchada a correr y ya no te sientes mal por disfrutar de tu tiempo, ya que hace que te sientas mejor contigo misma y mejor madre cuando llegas sudando a casa, porque sonríes a tu pareja de otra manera al entrar por la puerta...porque te sientes importante... te has encontrado a ti misma durante el ejercicio...

Me encantan las carreras populares, ir con mis hijos, quienes también participan ya, animar a mi marido y amigos, tanto me gustó el ambiente que decidí participar yo también en ellas. Yo siempre gano cuando corro. Gano un montón de cosas...



logo

logo

viernes, 27 de enero de 2012

A MI ME GUSTAN...

El otro día recibí un correo con esta foto. Gracias Rubén. Eres grande!!! Está claro que el rojo te favorece más...!!!! Pásate un sábado por la finlandesa, que luego cae una cervecita para hidratarnos.

lunes, 23 de enero de 2012

DESAYUNO RUNERO

El sábado, como muchos otros, fuimos a correr a la pista finlandesa. Las chicas de Running Femenino, de Pola de Siero, vinieron en esta ocasión a Oviedo a correr, para luego disfrutar con nosotras de un desayuno runero.Fue una mañana muy divertida. Esperábamos la llegada de un hombre... No sabíamos su nombre... no sabíamos como era... no sabíamos si al final vendría... así que decidimos dejar una patrulla de guardia por si aparecía y las demás empezamos a correr.



Las ganas de correr y las risas iban emparejadas esa mañana mientras esperábamos la llamada de la patrulla. Yo creo que no llevábamos más de 10 minutos corriendo cuando sonó el móvil. Chicas!!!! que está aquí, nuestro hombre ha llegado, que demos la vuelta... Así que, a dar voces intentando reunir a la serpiente multicolor...



Tanta mujer junta corriendo da para muchas risas y muchos momentos divertidos. El teléfono vuelve a sonar: chicas que os deis prisa... Vale, ya vamos, es que nos pillas en un momento "fuente". Ja jaja jaja !!!! Y a continuación la pregunta del millón: pero, ¿está bueno??? Chicas que dice que sí !!! Se puede decir que la primera parte de la quedada consistió en cambios de ritmos... juajua jua !!!

LLegamos al punto de encuentro y allí estaba él..., y creo que se notó que nos gustó pues no nos cortamos un pelo... Pero todo lo bueno se acaba pronto, así que, después de muchas risas, una vez que acabó su trabajo le despedimos como se merecía, y con un "quien te pillara en ayunas...!!!" le dijimos adios, no sin antes pedirle que se hiciera una foto de recuerdo con nosotras. Cuando terminamos de correr nos fuimos a desayunar una tarta que había preparado para nuestras compis, que unas regaron con café y otras con cerveza.


Y aunque no todas pudieron quedarse, el resto dimos cuenta de más risas y un buen desayuno donde solemos quedar después de correr. Una vez más lo habíamos pasado muy bien. Quedamos en volver a repetirlo, conociéndo así nuevos sitios para correr.




La vida es demasiado breve para tomársela siempre en serio.

viernes, 20 de enero de 2012

MUJERES Y MARATÓN. LAS CONTESTATARIAS DEL MARATÓN

Fuente: Planeta Running
Texto: Juan Antonio Alegre.

La relación entre la mujer y la prueba de maratón ha estado llena de polémicas en muchas etapas de la historia moderna del deporte, reinando como episodio más conocido el del Boston Incident.

A lo largo de los últimos siglos la lucha social de la mujer por conseguir los mismos derechos que el sexo masculino ha sido constante, aunque algunos hechos puntuales o la actitud de unas personas en momentos concretos han resultado determinantes. El deporte también ha sido reflejo de ello y paulatinamente fueron consiguiendo competir en un mayor número de disciplinas.

En este reportaje nos vamos a centrar en la prueba del maratón, que dado su kilometraje y enorme esfuerzo necesario para completarlo quedó reservado únicamente durante años a la categoría masculina. Como otras pruebas de fondo, su práctica era considerada muy perniciosa para el más “frágil” organismo femenino y con fatales consecuencias para su fecundidad y futura maternidad.

Existe constancia en crónicas de la época de la participación de alguna mujer en las pruebas previas de maratón que se celebraron en Atenas para las primeras Olimpiadas modernas (1896). El nombre no es preciso, y según qué fuentes, se menciona a Melpódome o Stanis Rovithi. Independientemente del apelativo, todas las fuentes coinciden en que una de ellas pidió participar en la maratón olímpica, no siendo admitida.


No se dio por vencida y corrió en paralelo a la carrera hasta alcanzar el reconstruido estadio Panatenaico, donde no se la permitió acceder, por lo que decidió dar una vuelta por el exterior para completar el recorrido tras cuatro horas y media de esfuerzo.

De manera esporádica se celebraron carreras femeninas de maratón donde destacaron atletas como Marie Louse Ledru, en 1918, o Violet Percy, en 1926; competiciones que continuaron celebrándose de manera aislada en años posteriores.

Más interesante puede ser lo acontecido en la tercera edición del Comrades Marathon, una espectacular carrera sudafricana de 90 kms que se venía celebrando desde 1921, cuando Frances Hayward decide participar. Lo tiene que hacer sin dorsal al tener la prueba sólo categoría masculina y tras completar el recorrido 25 minutos antes del cierre oficial de 12 horas no la permiten cruzar el arco de meta y, por supuesto, no la conceden la prestigiosa medalla de “finisher”, aunque lo que no pudieron evitar los organizadores fue el homenaje y reconocimiento que la tributaron el resto de corredores y espectadores.


En los años treinta será Geraldine Watson la que complete “oficiosamente” en tres ediciones la carrera dentro del tiempo límite. Son gestas que no han quedado en el olvido aunque no será hasta 1975 cuando esta competición tenga categoría femenina oficialmente. Curiosamente ese año se permite también la participación de las personas de raza negra; otra lucha social que tiene lugar en el mundo en general y muy cruentamente en Sudáfrica.

Montañoso precedente
A diferencia de los maratones de asfalto el Pikes Peak Marathon (Colorado, USA) permitió la participación femenina desde su primera edición en 1956, aunque no sería hasta dos años después cuando una mujer tomara la salida. Arlene Pieper tras casi seis horas de carrera alcanzó la cima del Pikes Peak (4300 m.), donde decidió retirarse tras haber completado la mitad del recorrido.


Al año siguiente se volvió a presentar en la línea de salida en Manitou Spring junto a su hija de diez años y otra participante de 59 años, Katherine Heard. Esta última fue la primera en alcanzar la cima aunque aquí puso punto final a su esfuerzo. Arlene llegó poco después y se lanzó montaña abajo hasta alcanzar la meta en la misma localidad de donde había salido 9 horas y 16 minutos antes, convirtiéndose de esta forma en la primera mujer en completar un maratón de manera oficial.


No queremos dejar en el olvido a la pequeña Pieper que también alcanzó notoriedad al ser capaz, a pesar de su juventud, de alcanzar la cima con 5h:44:52 de empeño. Curiosamente, en los siguientes años no hubo participación femenina y no sería hasta 1971 cuando una atleta volviera a completar este maratón de montaña.

El hecho de que el Pikes Peak Marathon fuera una carrera de montaña, considerada una mezcla de atletismo y montañismo, es la razón de que la participación femenina no tuviera la repercusión mediática que los hechos acontecidos posteriormente en el maratón de Boston de 1967.

Boston Incident: La espoleta feminista del maratón.


Cuando Kathrine Switzer decide participar en este histórico maratón, que se viene celebrando desde 1897, se debe inscribir con las iniciales, sin concretar su nombre, ya que sólo estaba permitido participar a los hombres. Aficionada y practicante del deporte en general, suele correr asiduamente para mantenerse en forma acompañada de algunos amigos maratonianos que la animan a participar, tras comprobar su resistencia, en la carrera de los 42 kms. Cuando intenta formalizar la inscripción choca con la burocracia organizativa que no admite su participación por motivo de sexo.

Ella no quiere correr clandestinamente como hiciera un año antes, en 1966, Roberta Gibbs, sino poder portar un dorsal y aparecer en la clasificación final tras cruzar el arco de meta como uno/a más. Por ello, probó suerte ocultando su nombre para conseguir el dorsal, truco que funcionó ante el desconocimiento o sonrojo de algún organizador que no encontró razón para impedir su deseo de participar, como le pasó a la persona que la permitió acceder a los cajones de salida.


El día del maratón, la preocupación de Kathrine es máxima no sólo por el reto deportivo que tiene delante sino por las reacciones que puedan devenir de su reivindicación, además de ser foco de miradas. Una vez en marcha los nervios pasan a un segundo plano y más al ir acompañada de su novio y algún amigo con los que hace grupeta, además los espectadores extrañados de la presencia de esta atleta femenina la animan con vehemencia.

Todo va sobre ruedas hasta que pasados siete kilómetros son adelantados por el autobús de prensa. Algunos periodistas se percatan de la presencia de una mujer que además porta un dorsal; en ese momento el director de carrera, Jock Semple, se abalanza sobre ella gritándola “¡fuera de mi maratón y dame el dorsal!”. El resto de acompañantes consiguen protegerla de ese furibundo ataque y continúa corriendo. Jock se ve incapaz en su intento de echarla y uno puede imaginarse su cara de impotencia al ver como la atleta continúa en la competición, que completará finalmente tras 4 horas y 30 minutos de esfuerzo.


A pesar de ello, fue descalificada entre otros aspectos por competir en una prueba masculina, en una distancia prohibida para la mujer y por haberse inscrito ilegalmente. Lo que ya es inimaginable es cómo se le quedó el careto a Jock al ser el protagonista al día siguiente de la noticia y aparecer en varias fotos de la prensa del día. Su ruin acción empujando a Kathrine quedó fotografiada sobradamente y la reivindicación del sexo “débil” para equipararse a los hombres pasó a un primer plano social.

Aparece la categoría femenina

Llevó su tiempo, pero ya no había razones que permitieran a los organismos deportivos vetar la participación femenina en distintas pruebas. En 1971, en su segunda edición, el Maratón de Nueva York las permite participar, tomando la salida cinco mujeres al lado de 240 hombres. Únicamente se retiró una de ellas, siendo ganadora Beth Bonner, con 2h:55:22.


Un año más tarde el Maratón de Boston por primera vez tiene categoría femenina, pero lo que volvió a ser noticia fue la foto de la salida de 1973, donde se reencontraron los protagonistas del “Boston Incident”. Se podría decir que desde aquel momento Kathrine y Jock se aborrecían, pero con el beso que el director de carrera la daba antes de la salida, ya portando la atleta un dorsal oficial, se ponía punto final a ese desgraciado percance que cambió la vida de ambos.

Kathrine Switzer pasó a ser una referencia para los movimientos feministas del momento; ella incluso se implicó colaborando en la creación de distintos programas en varios países que buscaban la equiparación de sexos, y no sólo en el ámbito deportivo. También se tomó más en serio su preparación para futuros maratones consiguiendo ganar el de Nueva York en 1974 y ser segunda en el de Boston del año siguiente, donde logró su mejor marca personal con 2h:51:33.

Casualmente sería de nuevo en Estados Unidos, en los Juegos de Los Ángeles 1984, donde se produce otro significativo momento como fue la primera maratón olímpica femenina, con victoria de la local Joan Benoit. Una excepcional deportista que destacó en esta competición como lo han hecho otras atletas como la noruega Grete Waitz (ganadora de nueve maratones de NY entre 1978-1988), Ingrid Kristiansen (ganadora de los maratones de Boston, Chicago, NY y Londres en cuatro ocasiones), Rosa Mota (oro en Seúl 88) o la plusmarquista actual, con 2h:15:25, Paula Radcliffe.


Todas ellas deportistas de gran pundonor como las anteriores que se han ido nombrando en este reportaje, las cuales no sólo tuvieron que hacer frente a la distancia reina del fondo, sino que tuvieron que luchar contra la desigualdad social que sufrían como mujer.

viernes, 13 de enero de 2012

ES LO QUE SE LLEVA AHORA

Mientras me pongo al día con mis resúmenes y las fotos os dejo este vídeo que me manda mi amigo Harold, que tanto se preocupa por mí. Me recomienda probar con esto. Es lo que se lleva ahora. He estado toda la semana griposa y sin mover un músculo. Harold, el lunes es la pesada oficial, con indice de grasa incluido, te haré llegar los datos, no te preocupes. Será el primer paso cara a mi reto: una ilusión, correr la Behobia.


video


jueves, 12 de enero de 2012

PONIÉNDOME AL DÍA (I)

Acabó 2011 y me quedaron muchas cosas por contar. Intentaré resumirlas e ir poniéndome al día, así como colgar las fotos que aún no he subido de algunas carreras. Mientras, empieza 2012, un año entero para poder hacer realidad nuestros sueños.



Vive, corre, disfruta y comparte tus sueños!!!


Tania, un besote, y no tardes en venir.

HAREMOS CAMINO CORRIENDO

"La igualdad de mujeres y hombres es uno de los valores más trascendentes en los procesos de formación. A través del deporte se puede impulsar la Igualdad y se puede vivir la Igualdad. Se está trabajando en ello pero aún queda mucho por hacer. Como dijo el poeta, se hace camino al andar".
Palabras pronunciadas en la entrega del Premio Euskadi al Deporte 2007 en la categoría "Igualdad de mujeres y hombres".

martes, 10 de enero de 2012

ASTURIAS PARA CORRER.

Si tienes que viajar a Asturias no hace falta que te diga que no olvides traer tu "equipaje" para correr. Nos habían regalado un bono para la Hostería de Torazo y el mes pasado fuimos a disfrutrarlo. Sin peques!!!! Después de tanto tiempo... Descubrimos sitios muy guapos para correr por los alrededores.


Con unas vistas estupendas que no te cansabas de mirar.


El domingo decidimos volver por Villaviciosa, donde hacía mucho que no íbamos y parar allí a comer. Una vez aparcadito el coche nos dirigimos a La Ballera y a comer disfrutando de una muy buena sidra en un chigre de los de siempre, como debe ser.


Así que ya sabéis. Si vais a Villaviciosa no dejéis de tomar unos culines en La Ballera. La sidra está muy buena y... chicas..., no marchéis de allí sin mirar a Alberto a los ojos. Ambas cosas merecen la pena. Un besote chicos, espero volver pronto.


Sidrería LA BALLERA

C/General Campomanes, 18

Villaviciosa (Asturias)

Tfno: 985 890 009

martes, 3 de enero de 2012

¡¡¡ AL MONTÓN QUE POCAS SON !!! Por LUCI

Este parece ser el lema que se mantiene en el establecimiento de las categorías femeninas de muchas carreras populares a las que recientemente hemos acudido, sin ir más lejos, la San Silvestre avilesina.

De los 45 años en adelante parece ser que lo lógico y lo normal para muchos de los organizadores es incluir a todas en el mismo saco, bajo razonamientos tan pobres como el de que a partir de determinadas edades son muy pocas las mujeres que corren y no es normal entregar trofeos en categorías donde hay una, dos, a lo sumo tres.

Hoy en día y en carreras tan populares como ésta podemos ver que estos criterios carecen de sentido, pues la participación femenina crece notablemente cada día. No sirve que nos digan que estas categorías están hechas en tiempos en los que corrían muy pocas mujeres, porque si de verdad les importa, en sus manos está el cambiarlo y actualizarlo.

En esta ocasión, en la categoría C femenina, 45 años en adelante hemos corrido 33 mujeres, si no me equivoco, 18 podrían entrar en una categoría que comprendiese la franja de 45 a 49. Habría otra categoría, de 50 a 54 que contaría con 11 mujeres, y de 55 años en adelante, con 4 mujeres... En definitiva, que se respete el mismo número de categorías para hombres y mujeres.

¿Es tan difícil hacer estas separaciones?
¿A quién se perjudica con ello? Sin embargo, con la eliminación de estas categorías, puedo asegurar que no se contribuye precisamente a fomentar una mayor participación femenina.

Entiendo que la mayor parte de los hombres que participan en una carrera jamás van a verse en un pódium por mucho esfuerzo que realicen, pues lo que es innegable es que su participación es mucho mayor, pero al menos, pueden ver reflejadas sus marcas, sus mejoras, dentro de las categorías correspondientes a su edad, pues las categorías de veteranos van diferenciadas en franjas de cinco años hasta que llegan a los 60 (categoría E).

Sé que éste sin duda será uno de los argumentos empleados para tirar por tierra lo que muchas mujeres queremos reivindicar aquí, pero no estamos quitando mérito a nadie sino al contrario, lo único que queremos es tener el mismo reconocimiento.

Consideramos que el criterio de la “cantidad” no debe ser el que justifique la eliminación de las categorías femeninas, y sí, el del reconocimiento del esfuerzo en unas categorías, en las que dicho sea de paso, la mujer, en muchos casos tiene que hacer auténticos malabarismos para correr, pues mayoritariamente sigue siendo la que lleva el peso de las cuestiones domésticas y todos/as sabemos lo que estas fiestas suponen en este sentido.

Por supuesto, que no nos quieran engañar con el tema de que hay que recortar gastos, porque de sobra es sabido que hay atletas que no saben qué hacer con sus trofeos y están encantados de donarlos para estos fines.

Por supuesto, no le damos más valor a la entrega de los trofeos que el de ver reflejado en él nuestro esfuerzo, tan importante como el que puedan realizar los hombres.

De nada sirven magníficas campañas
como la realizada por nuestra apreciadísima Alba García animando a las mujeres a acercarse al deporte y a participar en la San Silvestre de Avilés si luego desde las organizaciones de las carreras no se premia igualitariamente el trabajo de hombres y mujeres.

EQUIPO FEMENINO EL PARQUE-AVILÉS

lunes, 2 de enero de 2012

SAN SILVESTRE DE LA FRESNEDA 2011. Por GABI

Resulta ser una verdadera pena que una carrera tan bonita y participativa se haya visto empañada por una organización tan pésima. Si bien no se puede soslayar la cordialidad y buena disposición de los "organizadores" ante el caos producido, no lo es menos que fue su propia incompetencia la que lo provocó.

En principio considero incorrecto que habiendo sido establecido un horario (amplísimo por cierto) para efectuar la inscripción, se hubiera permitido hacerlo fuera del mismo y para ello nada más facil que modificar la ubicación de las personas encargadas de su realización.

Igualmente tampoco debieran haber permanecido es ese mismo lugar (un pequeño descansillo tras una escalera) una vez finalizadas las pruebas, al momento de elaborar las listas de premiados (por cierto, bastante bien soportaron la situación las dos personas encargadas de ello) pues era imposible que pudieran concentrarse con todos revoloteando a su alrededor.

Y como el que siembra vientos recoge tempestades, así resultó la entrega de premios repleta de reclamaciones en donde algunos de los que ganaron se quedaron sin premio y viceversa. ¿Acaso no hay en todo el Centro una pequeña sala que pudiera´ser dedicada a esos menesteres? No me lo explico, sobre todo teniendo en cuenta que esta debe ser la décimo tercera edición de la carrera.

Por otro lado estoy en desacuerdo con el hecho de que se mantengan 4 categorías de veteranos masculinas y se reduzcan a 2 las correspondientes a veteranas femeninas, que te obliga a competir con personas mucho menores o mayores en edad, lo que resulta, cuando menos, injusto.

Siempre podrán decir que no hay féminas para tanto, aunque a mí me gustaría comprobarlo. Y finalmente por no extenderme más, y lo que ya es el colmo, resultó el hecho de que al filtrar los datos a la prensa se acordaran de las cuatro categorías masculinas de veteranos y se olvidaran de una de las dos únicas femeninas que reconocieron en principio.

No es por ser quisquilloso pero si de lo que se trata es de disfrutar haciendo deporte entre amigos deberían avisar para saber a que atenerse.

Es increíble constatar como en atletismo y desde niveles tan ínfimos como a los que nos estamos refiriendo sea tan palpable la discriminación existente por sexos. Algo que observo con extrañeza es asumido por todos como normal y desde luego de lo que la San Silvestre de la Fresneda no se escapa, por desgracia. Aunque este es un tema para otro debate mucho más profundo que no me considero en condiciones de abordar.

Finalmente y como el mejor escribano echa un borrón, reconocer que la organización ha sabido por una parte concitar gran cantidad de deportistas al efecto de animar en la práctica del deporte y por otra reconocer el esfuerzo de las personas disminuidas física o síquicamente en completar el recorrido.

Tengo muchos amigos en la Fresneda y me gustaría que su carrera se convirtiera en una referencia en el calendario navideño. Así que espero que el año que viene no les pille desprevenidos.

Por cierto, Millariega, como siempre, y aunque no tuvo nada que ver en esta desorganización, un caballero.


GABRIELA GONZÁLEZ DE LA LOSA

domingo, 1 de enero de 2012

1 DE ENERO. AÑO 2012

1 de enero. Hoy empieza la cuenta atrás. Reto Tortuga año 2012: una ilusión.